El abuso de poder de las eléctricas. 

La problemática laboral actual en lo que se refiere a competitividad y oportunidades de negocio está francamente muy mal, (no vamos a descubrir nada nuevo en estos momentos). Particularmente la situación de precariedad que vive en estos momentos la pequeña empresa de instalaciones eléctricas en relación con las oportunidades de negocio que puedan generarse en su ámbito de trabajo es enorme. Las dificultades económicas por las que atraviesan, derivadas de las dificultades de financiación y la gran cantidad de impagados a los que deben de hacer frente, sin tener más herramientas que sus propios bienes como garantías, y así, de esta forma, mantenerse a flote en este rio que cada vez más las arrastra hacia las orillas, con el único fin de apartarlas y colocarlas fuera del circuito.

Las oportunidades a las que actualmente pueden acceder el instalador eléctrico entran de lleno en el campo de la rehabilitación y de los mantenimientos. Es precisamente en este terreno donde nos encontramos con productos que están lanzando las compañías eléctricas, que abusando de su posición dominante en el sector, emiten campañas de publicidad junto con las facturas del suministro eléctrico, encaminadas a copar mediante cuotas mensuales adicionales a los importes facturados. En esta publicidad dan precios relativos a los que un instalador profesional cobra por estos servicios, los cuales no se corresponden para nada con la realizada, por lo que envían mensajes engañosos al consumidor.

Desde cada uno de los profesionales del sector tenemos que realizar las denuncias necesarias sobre estos abusos de competencia utilizando todos medios legales que puedan estar a nuestro alcance para oponernos a estas acciones. La mejor forma de actuar es estar unidos frente a estos atropellos y la mejor vía de actuación es sin duda, la denuncia de estos hechos en las asociaciones profesionales, exigiéndole que no cesen de realizar la acciones necesarias hasta conseguir de una vez por todas que la Administarción vele por los intereses de los pequeños empresarios y deje de tener siempre un trato de favor con las grandes compañías eléctrica.

La iniciativa promovida por Fenie para crear un comercializadora donde podemos tener cabida todos los instaladores, es uno de los mayores retos a los que podemos enfrentarnos y si llega a buen puerto, crearemos necesariamente una referencia importantísima en el sector. Debemos tener muy en cuenta que los clientes potenciales van a ser nuestros propios clientes, seremos nosotros quienes les asesoremos, y serán nuestras empresas las que puedan ofrecer esos otros conceptos adicionales como un valor añadido de nuestros servicios. Desde aquí os invito a participar en este proyecto, porque de lo contrario el futuro se nos plantea cada vez más incierto.